Cápsula endoscópica

La cápsula endoscópica es un instrumento que se utiliza para diagnosticar enfermedades del intestino delgado, con el fin de aumentar el rendimiento de las técnicas ya disponibles. Este procedimiento no sustituye a la endoscopia digestiva alta (o gastroscopia), ni a la baja (colonoscopia), que siguen siendo la exploración de elección para valorar el esófago, el estómago, el duodeno proximal y el colon, respectivamente. En ocasiones, a pesar de la realización de las técnicas citadas, no se ha conseguido obtener un diasgnóticos y, por los síntomas, el médico sospecha la existencia de patología en intestino delgado. Es entonces cuando la cápsula endoscópica puede resultar util.

videocapsula_02

Foto 1. Cápsula endoscópica y aparato de registración. (Fuente: http://www.academica-medical.ro)

El procedimiento se lleva a cabo mediante una cápsula que el paciente ha de tragar y, posteriormente, va tomando fotografías de su intestino. La cápsula emite señales de radiofrecuencia, que capta un aparato que está atado a la cintura del apciente durante las ocho horas que dura el procedimiento.

 

2335015videocapsula

Foto 2. Imágenes registradas por la cápsula durante la exploración. (Fuente: http://www.temco.ro)

Los riesgos son mínimos, aunque ocasionalmente la cápsula podría quedar retenida en el intestino, en caso de existir una obstrucción al pase de la misma. En estas circumstancias, podrías ser necesara incluso una intervención quirúrgica para su extracción. Es también posible que el sistema de detección falle o las baterias de la cápsula no consiguan una duración apropiada; en ambos casos únicamente hay que repetir la exploración.

Con la cápsula no se pueden tomar muestras de biopsias del tejido.

La cápsula es desechable y se expulsa de forma natural.

Después de ser realizada esta prueba requiere un análisis informático complejo. Tras ser completado este último, se emite un informe de le exploración.